Jose entrevistado A Punt

El brote de COVID-19 en un colegio mayor de Valencia ha obligado a las autoridades sanitarias a la realización de pruebas masivas para la detección de las personas infectadas. En total, se han realizado 700 PCR y se han obtenido, por el momento, 168 positivos.

Todo apunta que el brote comenzó en una fiesta ibicenca celebrada en la azotea de la residencia universitaria el pasado 26 de septiembre. La Policía Autonómica está investigando quiénes fueron los organizadores de este evento, así como la responsabilidad de los propietarios del centro. En su intervención, nuestro socio-director analiza esta responsabilidad y las consecuencias que pueden derivar de la misma.

Para acceder al informativo completo, pinche aquí.