FALTA DE CAPACIDAD PARA TESTAR POR TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO. NULIDAD DEL TESTAMENTO

falta capacidad testar tratamiento farmacológico

Área de Derecho de Familia y Sucesiones de DOMINGO MONFORTE Abogados

La capacidad para testar es la regla general, la excepción es la falta de capacidad. El acto de otorgar testamento es un acto jurídico unilateral y complejo que requiere plenitud de facultades cognitivas, intelectivas y volitivas. El testamento otorgado ante Notario se ve reforzado en su validez por el juicio de capacidad notarial, que es presupuesto necesario de dicho documento público (art. 167 del Reglamento Notarial) que expresa la consideración del Notario, al tiempo del otorgamiento, de la suficiencia de capacidad de entender y querer lo que el testador está disponiendo. Pero que no es infalible, admitiendo prueba en contrario, de ahí que se trate como una presunción iuris tantum.

En pacientes bajo tratamientos farmacológicos cuyos efectos adversos reconocen alteración de las facultades mentales se presenta la dificultad de probar su influencia o el compromiso de sus facultades de forma que se vean alteradas de forma significativa en dicho acto.

La SAP de Lleida nº184/2022, de 10 de marzo, nos aporta luz al enjuiciar un supuesto en el que el testador-causante estaba medicado farmacológicamente con antipsicóticos y tratamiento con fentanilo y psicotrópicos, concretamente con haloperidol y durogesic. La resolución establece que “tanto el haloperidol como el tratamiento con fentanilo son psicotrópicos y tienen capacidad de disminuir el nivel de conciencia y de crear desorientación al paciente que los toma”. Y sigue diciendo que: “la ingesta tanto de haloperidol como de durogesic no mejora su capacidad cognitiva” y que el acto de otorgar testamento “es un acto complejo a nivel intelectual en el que interviene la capacidad volitiva e intelectiva, y que requiere un proceso previo, de abstracción, de memoria y de contraste y valoración objetiva de todos los hechos y circunstancias que conducen a adoptar una decisión de este calado”. Lo que le lleva, bajo el apoyo pericial, en relación al tratamiento, pauta y dosificación a declarar la nulidad del testamento que previamente había superado el juicio de suficiencia de capacidad notarial.

Con ello, en este breve y sintético comentario, podemos concluir que la nulidad del testamento por falta de capacidad sustentado en la ingesta de farmacología con influencia en las facultades mentales requiere la prueba sólida y concluyente de la afección de las facultades intelectuales y volitivas en dicho momento y acto del otorgamiento, sin que la mera ingesta por sí sola pueda ser determinante de la nulidad del acto testamentario.

 

Consulta Online