José Domingo Monforte Abogados lanza este nuevo servicio para empresas.

La reforma del Código Penal de 2010 sentó a las empresas en el banquillo al establecer el criterio de la responsabilidad penal de las personas jurídicas, entre ellas las sociedades mercantiles. A partir de ese momento, las empresas pueden ser condenadas por los delitos que cometan sus administradores y también sus trabajadores.

Este mes de julio, se ha aprobado una nueva reforma del Código Penal que atribuye especial importancia a los sistemas de prevención de delitos. De hecho, las empresas que implanten estos sistemas podrán atenuar e incluso eludir la responsabilidad penal. 

En el despacho José Domingo Monforte Abogados Asociados tratamos de dar respuesta a esta nueva necesidad. Para ello,  hemos puesto en marcha un servicio que tiene como objetivo ayudar nuestros clientes del sector empresarial a revisar sus protocolos y órganos de control y adaptarlos a los requisitos de la nueva ley y prevenir así una posible condena penal.

Nuestro plan de trabajo consta de varias fases:

1-       Identificación de los riesgos penales según la actividad de la empresa.

2-  Diseño e implantación de un programa específico de prevención de delitos, individualizado para cada empresa, que contemple:

–      Nombramiento de un responsable por parte de la empresa para el cumplimiento efectivo del programa.

–          Establecimiento de un sistema de infracciones y sanciones

–          Implantación de un canal interno de denuncias anónimas

3-       Formación general a todos los empleados y específica para los responsables de la supervisión y cumplimiento del plan.

4-       Supervisión, seguimiento y actualización del programa. Información actualizada al cliente sobre las novedades penales.

“El ámbito de responsabilidad de los administradores se ha intensificado con la crisis convirtiendo su día a día en una actividad de alto riesgo. Y es que lo que antes parecían hipótesis lejanas, como que un empresario tenga que responder con su patrimonio de las deudas contraídas por la misma con la Seguridad Social, son hoy situaciones cotidianas para muchas compañías”, explica José Domingo Monforte. “Por ello,  cada vez son más las empresas interesadas en implantar en sus compañías planes de prevención de delitos, como una garantía de control para evitar el daño que puede causar una imputación judicial”.