INTERÉS DEL MENOR COMO DETERMINACIÓN DEL SISTEMA DE CUSTODIA

interés menor sistema custodia

Área de Derecho de Familia de DOMINGO MONFORTE Abogados Asociados

Abordamos hoy la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de 15 de julio de 2022 por su reflexión frente a la aplicación casi automática del sistema de custodia compartida, aceptado por la mayoría de los Tribunales, tras la declaración por el Tribunal Supremo de las virtudes de dicho sistema de custodia.

En el supuesto enjuiciado, en Primera Instancia y tras el estudio de las circunstancias concurrentes y el resultado de la pericial psicológica que favorecía la custodia de la madre, se estableció un sistema de custodia materna, motivo por el que los menores podían trasladarse de localidad junto con su madre. Pero la Audiencia Provincial estableció un sistema de custodia compartida por entender que la jurisprudencia considera dicho sistema como el normal y preferente.

La sentencia del TSJ, que casa la de la Audiencia Provincial, rebate este argumento automático y recuerda que tanto la jurisprudencia como la Ley establecen que “el sistema preferente de custodia debe ser el que el Juez considere más conveniente para el concreto interés de cada uno de los menores, sea dicha custodia compartida o individual, y sin que una deba prevalecer sobre la otra”. Argumenta igualmente que “en ningún caso, un determinado tipo de custodia puede considerarse preferente o preferido sin tener en cuenta el interés de los menores”.

Por tanto, la importancia de la resolución estriba en recordar que tanto la Jurisprudencia como la Ley no establecen ningún tipo de custodia concreto como el preferente, sino que debe ser en cada caso concreto en el que se valore qué es lo más adecuado para el interés del menor, ponderando la situación, la aptitud de los progenitores, las circunstancias concurrentes, así como las pruebas obrantes en autos. No debe, por tanto, acudirse a los automatismos sino al estudio del caso concreto, ya que lo que debe prevalecer es siempre el interés del menor y, una vez establecido el tipo de custodia adecuado, deberán determinarse el resto de medidas que ello conlleve. En definitiva, se concluye que no debe acudirse a un tipo de custodia preferente (como es a día de hoy la custodia compartida), sino al tipo de custodia conveniente en función del interés del menor.

 

 

 

Consulta Online