Levante. 30.8.2015.

José Domingo Monforte. Gloria Oliver Aznar, Pilar de la Fuente Rubio y Ana Úbeda Bayo, socias profesionales especialistas en derecho de familia y sucesiones del despacho José Domingo Monforte Abogados Asociados.

Crecen las consultas de padres que quieren desheredar a los hijos

Don Manuel (nombre falso) sufrió una trombosis y quedó incapacitado. A partir de este penoso suceso su esposa, poco afectuosa hasta entonces, se volvió hostil: le hacia sentir inútil, le negaba las más mínima atención, hasta que un día le obligó a abandonar el hogar familiar, propiedad de ella. Don Manuel sin posibilidad de trabajar ni de valerse por si mismo, quedó en la más absoluta indigencia. Fue recogido por sus padres que le prestaron los cuidados que su mujer e hijos le negaron. Decidió desheredarlos y testar en favor de sus padres. En el caso de su mujer fue posible. Estaban separados de hecho y la ley la excluye como heredera forzosa.  Pero, a su muerte, los hijos ganaron la batalla legal contra los padres de Manuel en los tribunales y heredaron.

Y es que, hasta hace bien poco, desheredar a los hijos era casi una misión imposible. El Código Civil de 1889 es muy estricto con las causas de desheredación…”haber atentado contra la vida del testador, cónyuge, ascendiente o descendiente; haberle acusado de forma calumniosa de un delito grave; obligarle a hacer testamento con violencia, amenaza o fraude; negado alimentos; maltratado de obra o injuriado gravemente.”

Pero la situación cambia a partir de las últimas sentencias del Tribunal Supremo que establecen que “Los padres podrán desheredar a los hijos por maltrato psicológico”.

José Domingo Monforte explica ”antes cuando llegaba un caso de este tipo al despacho, intentábamos evitar el proceso porque sabíamos que era muy complicado y las posibilidades de éxito remotas. El Supremo ha abierto una nueva puerta. Hoy es posible desheredar a un hijo que abandone sentimentalmente a sus padres. Las consultas han crecido exponencialmente. La casuística es compleja pero el perfil más repetido es el de personas mayores a las que sus hijos han olvidado cuando más les necesitan”.

“En todo caso, en el despacho somos conscientes de lo difícil que es para un padre o una madre eliminar a sus hijos del testamento. Al conflicto patrimonial se une un componente emocional que complica el proceso. Se ven envueltos en una especie de  banco de niebla. Por ello siempre ofrecemos a nuestros clientes la “mediación”. Consideramos que es  la mejor manera de dar luz al conflicto y encontrar una solución óptima para las partes”

Gloria Oliver, abogada especializada en derecho de Familia y Sucesiones argumenta: “enfrentar a las partes, obligarlas a exponer sus puntos de vista, las razones que motivan la desheredación, en ocasiones, resulta la manera más eficaz de resolver el conflicto y evitar el proceso judicial. Además la mediación permite detectar casos de ancianos manipulados por sus cuidadores para conseguir la herencia aun cuando no existe maltrato ni físico ni psicológico por parte de los hijos”.

Pero si han aumentado las consultas sobre desheredación, son todavía más los casos de personas que se niegan a heredar y renuncian a su herencia.

Heredar puede salir muy caro

“ No quiero heredar…..mi economía no me lo permite”. Parece una contradicción. Pero no lo es. Hoy heredar puede salir muy caro. Un lujo que muchas economías maltrechas por la crisis no se pueden permitir. De hecho, las renuncias a herencias se han multiplicado por 4 en la Comunidad Valenciana. Según un informe del Colegio Notarial de Valencia,  se  ha pasado de 205 renuncias en el primer trimestre de 2007 a 790 en el mismo período de 2015. En España el año pasado se produjeron 359.294 legados, según datos del Consejo General del Notariado. Un 9’5% de estos (34.320) fueron rechazados, casi el triple que ocho años antes.

José Domingo Monforte argumenta las causas: “la crisis ha diezmado la economía de muchas familias. La posibilidad de heredar, junto con los bienes, deudas como hipotecas, créditos, préstamos o incluso avales que nuestro familiar haya firmado en vida y la imposibilidad de hacer frente a los impuestos ha disparado las renuncias”.

La fiscalidad merece capítulo aparte. Hay una relación evidente entre los impuestos y las renuncias. De hecho las comunidades con un impuesto de sucesiones más alto son también en las que más renuncias se produjeron en 2014. Pilar de Fuente, abogada especializada en derecho de Familia y Sucesiones explica: “ El impuesto de sucesiones y donaciones, al estar transferido a las Comunidades Autónomas es uno de los más controvertidos, ya que cada autonomía tiene sus propias bonificaciones y reducciones que, además,  son mucho mayores a las estatales. Eso crea claras desigualdades”.

“A los costes de este impuesto hay que añadir los de la notaria, los del registro de propiedad( aunque no es obligatorio inscribir los bienes inmuebles que se adquieren por herencia, sí es aconsejable)  y, la plusvalía municipal en el caso de que se herede un inmueble urbano…”Una gran carga fiscal que, en muchas ocasiones, convierte al Estado en el verdadero heredero ”

El testamento ahorra problemas

Muchos de los problemas planteados se podrían ahorrar con un testamento bien hecho. Sin embargo, no es una práctica extendida en España. De hecho uno de los únicos estudios que existe al respecto, realizado por Optima Financial Planners, concluye que sólo un 15% de los españoles deja hecho un testamento antes de morir.

“Debemos recordar que si una persona fallece sin testar y no tiene parientes más próximos del cuarto grado, el total de sus bienes irá a parar a manos del Estado o de la Comunidad Autónoma….que una vez más es el gran beneficiario de las herencias”, apunta José Domingo Monforte.

Ana Úbeda, abogada especialista en derecho de familia y sucesiones añade: “un testamento resuelve posibles conflictos legales y familiares. Evita que hereden personas no deseadas por el fallecido y es especialmente importante en caso de separaciones o de parejas de hecho….

En el despacho hemos tenido casos muy sangrantes. “Un pareja de hecho no registrada entre un viudo con hijos y una mujer. Tienen una relación consolidada por muchos años de convivencia en los que los hijos dan la espalda al padre. Al morir reaparecen y reclaman todos sus bienes…..la mujer, si no hay testamento, podría haberse quedado sin nada”.

Se puede hacer testamento desde los 14 años, pero conviene hacerlo cuando se tienen propiedades…. Es un procedimiento sencillo y no demasiado caro. Y la mejor manera de dejarlo todo atado y bien atado.