divorcios y crisis convivenciales

Área de Derecho de Familia. DOMINGO MONFORTE Abogados Asociados.

Nos ha parecido oportuno dedicar este espacio a recoger unas sintéticas recomendaciones  ante situaciones de crisis convivenciales mantenidas por la inercia consentida del día a día laboral y que se interrumpen al tener que afrontar un periodo intenso de vida familiar en tiempo de Navidad. Lo que, en no pocas ocasiones, precipita decisiones que pueden derivar en un proceso legal tórpido y gravemente dañino para los hijos y, especialmente, para los hijos menores, que no son capaces de comprender estas situaciones y menos en tiempos especiales en los que sus padres no están dispuestos, no pueden o no son capaces de asumir el sobreesfuerzo familiar de verse obligado a vivir artificial y postizamente un periodo de proximidad y cercanía, de tradiciones, de unión y celebración, cuando la relación la consideran gravemente deteriorada.

A lo que se une lo que en Psicología se ha venido a reconocer como estrés relacional que afecta al bienestar psicológico en situaciones de alto nivel de conflicto y de desvinculación emocional. Son momentos propicios para generar situaciones indeseables para la propia pareja y, sobre todo, para los hijos, pudiendo resultar traumáticos y desembocar en prolongados estados de alteración psicológica.

Decisiones reflexivas como lo son el cese de la convivencia pautado, convenios consensuales temporalizados para este tiempo, elaborados con ayuda legal, puede ser una solución que evite prolongados litigios. La experiencia en materia de Derecho de Familia nos dice que las treguas abordadas jurídicamente en este tiempo bien resueltas posibilitan que se cimienten  las bases de soluciones futuras justas y equilibradas con los intereses en juego, tanto familiares, como económicos, alimenticios y patrimoniales. Son recomendables debiendo anteponerse el diálogo franco y leal que, conducido por expertos, posibilitará una mejora y alivio en las relaciones familiares postconvivenciales, a lo que se une la imposibilidad de obtener medidas inmediatas en los Juzgados de Familia.