Catalentos musical Derecho de la Música

Área de Derecho de la Música de DOMINGO MONFORTE Abogados

Dada la importancia que actualmente están teniendo en la industria musical los cazatalentos musicales y expertos en Derecho de la Música, es oportuno y necesario realizar un análisis sobre dicha situación.

 

La industria discográfica, según información de la Federación Internacional (IFPI), invierte más de 4’5 billones de dólares en A&R (Artists & Repertoire) y en marketing para los nuevos artistas.

Artists & Repertoire, en nuestro lenguaje cervantino, serían los rastreadores o cazatalentos que principalmente cumplen las funciones de:

  • Encontrar talentos.
  • Apoyar sus carreras.
  • Enfocarlos y proyectar su carrera artística.
  • Ser un verdadero puente entre el artista y la compañía.

Su trabajo, desde el punto vista musical y legal, merece el máximo respeto y admiración. Ya que no solo cuidan la faceta artística sino que procuran las mejores opciones para el artista; en un camino que debe tener un destino y un recorrido que converjan con la tendencia musical actual, pero sin que desaparezca la esencia original del artista.

 

Desde el área del Derecho de la Música, hemos tenido la oportunidad profesional de relacionarnos con los rastreadores o cazatalentos y esta experiencia nos ha impresionado debido a que hemos sido testigos del amplio conocimiento que tienen y mantienen de la industria musical (saben perfectamente dónde está el negocio que puede generar riqueza, que no basta con descubrir la voz,…).

 

Aunque con la llegada de la era digital al mundo musical y las enormes posibilidades que al músico le ha facilitado para poder empezar su carrera musical sin precisar de un rastreador o cazatalentos, que lo descubra y dirija, desde el Área de Derecho de la Música consideramos esencial que la figura del rastreador o cazatalentos exista. Ya que sin alguien con esa visión de percibir el talento y el éxito, de apoyar al músico no sería posible cerrar el círculo que se genera con las acciones que realizan: entrada y confianza recíproca con la discográfica, rastrear nuevos talentos (en cafés, festivales, muestras de música joven,…) o a través de las maquetas junto con  las plataformas digitales. Todas estas acciones generan un vivero de opciones y también, de purga y oportunidad del talento emergente.

 

Por último, debemos decir que el reto sigue siendo que el músico tenga un equipo de trabajo que le ayude a conquistar el mercado musical y ahí, podemos encontrar figuras tan relevantes como son: freelancer profesional o profesional cualificado de discográficas (para decidir en quién pueden depositar su confianza), productor ejecutivo, productor artístico, manager. Y el experto legal que realiza la función de acompañamiento y protección jurídica. Los integrantes de este equipo, ayudan al artista a no quedarse en el círculo secante y entre en el círculo tangente del negocio.