Menores víctimas de abusos sufren esperas de hasta un mes para declarar ante el juez

Las Provincias. 31-5-16. Para reducir el doloroso trauma por el que atraviesa un menor víctima de abusos sexuales cuando debe relatar los hechos que ha sufrido se puso en marcha en la Ciudad de la Justicia de Valencia la denominada cámara de Gesell; una estancia en la que el niño, acompañado de psicólogos, puede describir el trance que ha atravesado e, incluso, ser explorado por profesionales. En una habitación contigua y detrás de un cristal, juez, secretario, fiscal y abogados pueden seguir la narración de la víctima sin generar, con su presencia, más presión añadida para el menor.

Sin embargo, la escasez de medios (por ahora es la única en toda laComunitat) está generando que estas declaraciones se demoren hasta un mes, según advirtieron ayer desde la Fiscalía Provincial de Valencia, ya que no sólo se emplea para menores. En casos con mujeres que han sufrido malos tratos o víctimas de la trata de blancas y la prostitución también se opta por esta opción. El problema radica en que las declaraciones bajo este sistema únicamente funcionan un día por semana, concretamente los viernes, «y ya se está quedando corto, harían falta dos o tres días más», explicaron desde el departamento, que proponen la creación de más servicios de este tipo en el resto de la autonomía.

Además del tiempo que pasa entre los hechos y el relato de los mismos, lo que podría distorsionar su contenido, el problema de la espera radica en las dificultades que jueces y fiscales encuentran a la hora de establecer medidas de protección previas a la declaración del menor. Por ejemplo, en el caso de un niño que, supuestamente, ha sufrido abusos por parte de un familiar, un monitor o un profesor, los fiscales tienen que basarse en la declaración de los padres para decidir la aplicación de medidas preventivas contra el supuesto agresor, por lo que no cuentan con toda la información necesaria, indicaron las mismas fuentes.

Por su parte, desde la Conselleria de Justicia, y tras confirmarlo con el Decanato de Jueces de Valencia, indicaron que los plazos para las declaraciones en esta sala suelen ser de entre 20 días y un mes, y que es probable que en las últimas semanas se haya registrado algún pequeño retraso por la baja de una psicóloga. Para mejorar el servicio, la propia consellera Gabriela Bravo anunció a finales de septiembre del pasado año que se iba a instalar una nueva cámara Gesell en cada una de las capitales de provincia de la Comunitat. Ayer, desde su departamento concretaron que la de Castellón está prevista ponerla en marcha próximamente, pero que la de Alicante se incluirá en el proceso de reforma de los juzgados de Benalúa.

Según la guía para la aplicación del Estatuto de la Víctima del Decanato de Valencia, es «sumamente importante» la protección de la víctima mediante la utilización de medios que faciliten la obtención de prueba anticipada para eludir la victimización secundaria, sobre todo cuando se trata de exploración de menores o discapacitados. Además, se grabará para evitar la reiteración de declaraciones. Un buen porcentaje de la victimización secundaria y daño emocional a la víctima, aclara la guía, se produce precisamente debido a sus comparecencias reiteradas ante las dependencias policiales, fiscalía o los órganos judiciales.

El documente también tilda de «muy importante la inmediatez en la declaración o exploración». Para ello, recoge, «debería contarse con todos los medios necesarios para que la policía pueda utilizar este sistema desde las primeras diligencias, ya que la debe ser lo más próxima posible al hecho, sin dilaciones y sin posteriores reiteraciones».

De ahí que los fiscales valencianos tengan mucho interés en reducir los actuales plazos para que las víctimas puedan prestar su declaración y así, por un lado, adoptar las medidas convenientes y, por otro, evitar que los implicados se vean obligadas a reiterar su narración en repetidas ocasiones.

Consulta Online