Antonio Jiménez Marín

Antonio Jiménez Marín

Graduado en Derecho por la Universidad de Murcia en 2019

Graduado en Criminología (2012-2016)

Máster en Abogacía por la Universidad de Valencia (2019-2021)

Máster en Garantías penales y delitos socioeconómicos por la Universidad de Valencia (2020-2021)

Curso superior de detective privado (2014-2016)

Es doble graduado en Derecho y Criminología y ha cursado una especialización de detective privado, ¿cómo se plantea con esta formación el ejercicio profesional?

La profesión de abogado requiere de una especialización y formación constante, además de una gran base de conocimientos que constituyan los cimientos sobre los que se construye cada caso que se presente a lo largo de tu vida profesional.  Por otro lado, considero que estudiar otras materias o ciencias puede aportar en el ejercicio profesional una visión más amplia de cada supuesto, llevando a un análisis más profundizado y amplio. El sentido común es el menos común de los sentidos, y solo con los conocimientos, se accede al sentido común.

 

Está muy vinculado a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, Internet, redes sociales… ¿qué piensa que estas competencias pueden aportar al perfil de un abogado?

Vivimos en plena era digital, donde en todos los ámbitos de nuestras vidas, en especial en el ámbito profesional, la distancia es cada vez menos importante para desarrollarlas, pues nos sentimos igual de interconectados, pudiendo prestar servicios o acceder a información o relaciones que de otra manera no serían posibles. Actualmente, con el Covid- 19 este distanciamiento se ha visto incrementado, por lo que resulta imprescindible que la figura del abogado evolucione en esta materia a la misma velocidad que lo hace la sociedad, ya que además las circunstancias, como sucede a día de hoy, nos fuerzan a ello. Estas competencias nos llevan a poder prestar al cliente un servicio con la total comodidad, garantía y calidad.

 

¿Cómo valora la oportunidad de seguir formándose en Domingo Monforte Abogados a través de su programa Festina Lente?

 Es una gran oportunidad para iniciarse y avanzar en la práctica del ejercicio profesional, no solo con la práctica en sí, sino con un profundo conocimiento y actualización de cada materia al que tenemos acceso con la dedicación que nos prestan todos los profesionales del despacho en cada una de sus clases teórico-prácticas que forman el programa. Ello  inculca la visión de la abogacía de que no solo se forma al abogado con la experiencia, sino que también con la dedicación, estudio y actualización constante.

 

Es un apasionado del Derecho Penal y a él ha enfocado su formación, ¿de dónde le viene este interés?

Desde muy pequeño siempre he sido un apasionado del cine o novela policíaca, lo que me encaminó a decantarme por estudiar Criminología. Una vez estudiando Criminología fui consciente del especial interés que me suscitaba uno de sus objetos de estudio, el delito, lo que me llevó a adentrarme en una rama apasionante. El derecho penal es uno de los pilares de una sociedad, pues implica orden; sin orden no hay seguridad, sin seguridad no hay derechos y sin derechos no hay sociedad.

 

¿Qué le gusta hacer en su tiempo de ocio?

Entre mis aficiones destacaría el deporte, la música, la naturaleza y viajar. Desde pequeño he practicado distintos deportes, como es el fútbol a nivel competitivo, las artes marciales. He tocado en distintos grupos de música. Y la naturaleza y viajar las tengo estrechamente relacionadas con el concepto de familia y amigos, con los que especialmente en estos ámbitos comparto grandes momentos.