Christian de Joz Latorre

Christian de Joz Latorre

Abogado

-Graduado en Derecho y Ciencias Políticas y de la Administración Pública por la Universidad de Valencia en 2017.

-Máster Universitario de Abogacía en 2019.

P.- ¿Por qué decidió ser abogado?

Desde que tenía apenas 16 años ya tenía claro que quería estudiar Derecho, porque desde bien pequeño había sentido un anhelo por la Justicia y procuraba ponerlo en práctica en cada uno de mis actos. Finalmente terminé por estudiar el doble grado junto a Ciencias Políticas, ya que consideraba que eran dos disciplinas que se compaginaban muy bien. En cuanto a por qué decidí ser abogado, la verdad es que no fue hasta tercero de carrera cuando lo vi claro. Previamente a tomar la decisión quise ser Juez, pero no fue hasta que realizamos en clase una simulación de un proceso real cuando me di cuenta de lo realmente apasionante que es la abogacía, y del profundo interés que me despertaba. Desde entonces, lo he tenido siempre muy claro y he luchado por alcanzar mi meta.

 

P.- ¿Cuáles son sus aspiraciones en el ejercicio de la abogacía que ahora comienza?

Soy consciente de que he elegido una profesión muy dura, que requiere de mucho trabajo y dedicación, y en la que para alcanzar un buen grado de profesionalidad hay que invertir mucho tiempo. Por eso, mi objetivo es seguir formándome y aprender todo lo que pueda para ser el mejor en mi trabajo, poner toda la ilusión y las ganas en desempeñar bien esta profesión y no descuidar valores como son la justicia, la lealtad, el compañerismo y el trabajo en equipo.

 

P.- En el despacho Domingo Monforte Abogados Asociados forma parte del equipo de Familia y Sucesiones. ¿Le gusta especialmente esta rama del Derecho?

El Derecho de Familia siempre me ha llamado la atención por su carácter humano, ya que se requiere de un trato más personal y cercano con el cliente debido a la materia tan delicada que trata (divorcios, custodia de los hijos, etc.). En mi opinión, eso es lo que lo hace ser una rama del Derecho especial y distinta de las demás, y que necesita de un alto grado de empatía por parte del abogado que la desempeña.

En cuanto al Derecho de Sucesiones, pese a su complejidad, es un área muy interesante y profunda que comencé a abordar en la carrera, cuando mi Trabajo de Fin de Grado se centró en un estudio de las posibles reformas que convendría abordar en este sector. Posteriormente, el Instituto de Derecho Iberoamericano me ofreció publicar mi estudio en la revista que editaba, lo que me animó todavía más a especializarme en esta área de trabajo.

 

P.- ¿Por qué Domingo Monforte Abogados Asociados?

Los comienzos siempre son difíciles, y una vez graduado en ambas carreras y el Máster tocaba iniciarse en el mundo de la abogacía. Cuando estaba intentando hacerme un hueco en esta profesión, fue Domingo Monforte Abogados quien me ofreció mi primera oportunidad de demostrar todo lo que había aprendido durante mis años de formación y, una vez dentro, pude comprobar que nunca se deja de aprender, porque para ser un buen abogado hay que estudiar y trabajar duro día tras día. Esa filosofía es la que practica este despacho y, sin duda, es la que me va a ayudar a crecer y a convertirme en un buen abogado. Por eso estoy en Domingo Monforte Abogados Asociados.

 

 

P.- ¿Cómo es su vida fuera del despacho? ¿En qué ocupa su tiempo libre?

Soy una persona a la que le encanta viajar, y aprovecha para hacer una escapada en cuanto le es posible. Tras haber vivido un año en el extranjero, descubrir nuevos lugares y conocer nuevas personas es algo que me resulta fascinante. Sin embargo, lo que me produce más alegría es siempre volver a mi pueblo, a mis raíces, donde desde pequeño he jugado por sus calles y donde puedo estar en contacto con la naturaleza. Sin ninguna duda, pasar allí el fin de semana es lo que más paz me trasmite en este mundo.