Inmaculada Torres Pons

Socia Profesional

Inmaculada Torres Pons. Abogada experta en Derecho Mercantil, Societario, Concursal y Bancario.. Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia. Colegiada núm. 9.156 ICAV. Socia Profesional de Domingo Monforte Abogados Asociados desde 2007. Preparó oposiciones a Judicatura .Completó su formación con la práctica jurídica y cursos de Comercio Exterior e Informática, así como un Máster por la Universidad Politécnica de Valencia de Derecho a las Transmisiones Electrónicas y cursos sobre derecho concursal. Socia Profesional de Domingo Monforte Abogados Asociados desde 2007.

«Hay que escuchar a la razón, pero dejar hablar al sentimiento».

P.- Háblenos de su experiencia y trayectoria profesional.
Mi trayectoria profesional como abogado se inicia con mi colegiación, al abandonar después de casi cuatro años, la preparación de las oposiciones a judicatura. Con anterioridad solo había desarrollado algunos trabajos esporádicos.
Pronto encontré trabajo en un despacho especializado en Derecho Mercantil y Societario, despacho en el que ya había estado haciendo practicas por las tardes mientras estudiaba 5º de Derecho en la Universidad de Valencia.
Tras diez años de experiencia, mi afán de superación profesional me llevó a integrarme en el Despacho Jose Domingo Monforte Abogados Asociados, en el área Mercantil y Concursal.
P.- ¿Cuáles son las principales demandas de empresas y particulares en esta área de la práctica jurídica?
En estos momentos, todos los relacionados con los problemas financieros, insolvencia empresarial y productos tóxicos bancarios.
P.- Usted es especialista en el área de Derecho Mercantil, Societario y Concursal, ¿cree que el problema es que se llega tan tarde a la vía concursal que, con frecuencia, la fase de agotamiento financiera de la sociedad es tal que ya no hay solución posible?
Lamentablemente, sí. La mayor parte de las empresas antes de acudir a la vía concursal como herramienta útil para su reestructuración y continuidad, agotan la fase de refinanciación con las entidades financieras implicando en ella el patrimonio personal de socios y administradores. El empresario antes de acudir al concurso lo intenta todo por salvar su empresa. Sin embargo, no siempre es la solución.
El concurso no tiene por qué ser el fin de la empresa, ni es un estigma para el empresario. . Hay vida después del concurso de acreedores.
P.- Los concursos de acreedores alcanzan un nuevo máximo histórico al afectar a 5.069 empresas en el primer semestre, un 22,5% más que el año pasado. ¿A qué cree que se debe este incremento?
En mi opinión, estamos ante la recesión económica más larga e intensa desde la guerra civil española. Muchas empresas han estado intentando sobrevivir estos años, pero la continua caída del consumo unida a la falta de inyección monetaria por parte de las entidades financieras, aboca a las empresas a una iliquidez, insolvencia y a tener que buscar la solución concursal.
P.- ¿Qué la llevó a incorporarse como Socia profesional en el despacho JOSÉ DOMINGO MONFORTE ABOGADOS ASOCIADOS?
En primer lugar, el espíritu de superación profesional. Era un reto importante para mi carrera integrarme en uno de los despachos de abogados más prestigiosos de la ciudad de Valencia. Pero, por encima de todo, el compartir los valores del Despacho: profesionalidad, honradez, esfuerzo y dedicación, calidad jurídica, y la cualidad humana de los profesionales que lo integran y dirigen. Desde que formo parte del mismo he crecido como Abogado en mi especialidad.
P.- Háblenos ahora de usted, de su vida, de sus aficiones…
Soy de un pueblo muy pequeño, Albuixech, donde nací, me crie y sigo viviendo. Me considero una persona muy sencilla y una enamorada de mi profesión. Me gusta leer, montar en bicicleta, pasear, viajar, también ir de tiendas…..y disfrutar en fiestas con mis amigos y familia. Desde que nació mi hija tengo poco tiempo para mis hobbies, así que mi tiempo libre se lo dedico a ella, a mi marido y a mi familia.

foto-inmaculada-ludica-web